Colegas IV: Claudia Herrera Pahl

Publicado por Amir Valle | Publicado en Generales | Publicado el 27-07-2015

Colegas

 

(Serie)

Uno de los mayores enriquecimientos que he recibido como escritor ha sido ejercer el periodismo junto a colegas de una profesionalidad tan indiscutible, que cada encuentro con ellos es una lección magistral. En esta serie, quiero hablar de algunos de esos periodistas.

 

*****

 

Claudia Herrera Pahl:

profesionalidad, confianza y… retos.

 

claudia-herrera-pahl-dw-a-titulo-personal

 

En un intercambio reciente de emails, Uta Thofern, Jefa de Redacción para América Latina, de la agencia alemana Deutsche Welle, agradeció mi presencia cada vez más usual en los espacios informativos online y de televisión de esa prestigiosa agencia. Días después, en una cálida conversación en su despacho en Berlín, le repetí lo que antes le había escrito: soy yo quien agradece que experimentados colegas periodistas de DW me hayan permitido trabajar junto a ellos, aportando mis conocimientos sobre el tema Cuba, América Latina y, mi especialidad, el Oriente Medio.

Aunque desde mi llegada a Alemania he recibido invitaciones puntuales para escribir sobre Cuba desde mi perspectiva de escritor, la primera persona que me abrió la puerta a un trabajo más frecuente, esta vez en mi doble condición de escritor y periodista, fue Claudia Herrera Pahl, la editora jefa de la redacción online de DW para América Latina.

Aún recuerdo su llamada telefónica: “¿cómo está tu alemán?”, me dijo, y algo me hizo pensar que estaba ante una colega a la que le gustaba lanzar retos, pues ese sería justamente mi primer artículo periodístico escrito directamente en alemán. No me equivoqué en mi pronóstico de Claudia y su gusto por los retos. Y esa es precisamente una de las cosas que más agradezco en nuestra relación profesional: en cada trabajo que ella me ha pedido en estos años, he podido constatar el respeto que siente por mi reconocida carrera internacional como escritor y periodista, pero al mismo tiempo ha sabido exigirme más, ha encontrado el modo de incentivar mi manía de buscar lo que se esconde detrás de la evidencia de ciertos momentos históricos, lanzándome retos que, lo confieso, son responsables en buena parte de esa mirada distinta que sobre el tema Cuba (y también sobre otros temas culturales o de política latinoamericana) muchos lectores encuentran en mis trabajos. Y es que el día a día del periodismo suele crear vicios de estilo, suele provocar que el periodista se acomode a ciertos facilismos que empobrecen la profesión, así que siempre es bueno que alguien te lance retos que te obliguen a superarte, a proponer visiones diferentes y polémicas sobre el asunto del que escribes, sobre todo cuando se trata de temas sobre los cuales existen opiniones tan encontradas, como lo es el tema Cuba desde ese hito que fue el triunfo de la Revolución en 1959.

Pero también hay momentos que uno no quisiera vivir, dolores sobre los que uno no quisiera escribir, vergüenzas que uno preferiría callar, incluso aunque uno sepa que como periodista tiene la responsabilidad ética de escribir sobre esos momentos, dolores, vergüenzas. Y Claudia Herrera Pahl, siempre con su voz cómplice, amable pero firme, me ha permitido superar esos bloqueos y, como me han comentado alguno de mis lectores y colegas, justamente cruzar esos muros me ha llevado a escribir algunos de los artículos que más impacto han tenido. Me vienen a la mente, por sólo citar vivencias recientes, cierta mañana en que todo el mundo cantaba loas a la nueva era entre Cuba y Estados Unidos, festejaban el acercamiento económico de la Unión Europea a Cuba, sin que dijeran ni una sola palabra sobre el vergonzoso hecho que mostraban otras noticias llegadas desde la isla, a través de fotos y videos de escalofriante crueldad: la represión contra disidentes en todo el país, los opositores heridos con sus rostros magullados y sangrantes, el júbilo prepotente de los represores. “Si no escribo sobre esto, reviento”, le dije, y su respuesta fue contundente: “a todos nos duele, Amir, adelante, escribe algo”.

Y también, por doloroso, siento aún vivas sus llamadas desde Bonn a Berlín para pedirme que escribiera los obituarios de tres personas a las que consideré maestros y, además, amigos: el colombiano Gabriel García Márquez, alguien a quien me unió una linda amistad; el uruguayo Eduardo Galeano, a quien había conocido de muy cerca en Cuba gracias a su hermandad con mi maestro literario, y el alemán Günter Grass, con quien sostuve encuentros muy intensos sobre el significado de Cuba para el mundo y a quien le debo elogios muy hermosos sobre dos de mis novelas. Escribir, a la carrera y con altura digna, sobre cosas que te duelen tanto, sobre personas a las que agradeces mucho de lo que eres, es realmente muy difícil, y superar ese bloqueo sentimental, aparcar lo íntimo de esas relaciones para articular un discurso que sirviera de homenaje a dos intelectuales tan importantes, es también algo que sólo pude lograr gracias a las palabras de aliento y de confianza que Claudia me dijo por teléfono ese día tan aciago para la cultura universal.

La profesionalidad suele crear puentes a la hora de hacer periodismo. Cada una de sus llamadas desde Bonn se convierte en un intercambio de ideas sobre temas muchas veces complejos de la realidad social y política latinoamericana, en cuyas aristas solemos coincidir aunque tengamos algunos puntos de vista diferentes. Ese contrapunteo entre sus experiencias como periodista mexicana y mis experiencias como periodista cubano, ha representado para mí un modo más de enriquecimiento personal y profesional, pues una de mis obsesiones ha sido siempre analizar cómo ese complejo entramado de culturas y tradiciones que es la sociedad y la política en América Latina adquiere matices muy distintos cuando son analizadas por periodistas formados en alguna de esas grandes culturas o sociedades que marcaron el desarrollo histórico en aquella parte del mundo, o por periodistas de las llamadas “sociedades del primer mundo”, un fenómeno muy curioso de acercamiento periodístico en el que pocos se fijan.

En resumen, que ante cada uno de los retos que Claudia me propone yo me siento cómodo, apoyado por su respeto hacia el prestigio que he logrado en mis casi 30 años de carrera como escritor y periodista, y también por su confianza en mis posibilidades, pero más allá de esa comodidad también me veo incentivado a lograr una perspectiva distinta, más interesante, más profunda, más objetiva, más acorde con la perspectiva desde la que miro hacia nuestra convulsa América Latina. Cuando termino algún artículo, mi primer pensamiento es que ella se sienta satisfecha de mi trabajo (nuestras únicas “discusiones”, si es que pueden llamarse así, han sido sobre esa limitación de espacio que impone el medio online) y confío en su criterio porque ella es, a fin de cuentas, mi primera lectora como periodista.

Colegas III: Alfredo Muñoz Unsain “Chango”

Publicado por Amir Valle | Publicado en Generales | Publicado el 25-07-2015

Colegas

 

(Serie)

Uno de los mayores enriquecimientos que he recibido como escritor ha sido ejercer el periodismo junto a colegas de una profesionalidad tan indiscutible, que cada encuentro con ellos es una lección magistral. En esta serie, quiero hablar de algunos de esos periodistas.

 

*****

 

Alfredo Muñoz Unsain “Chango”:

Entre la verdad y la demonización.

chango-a-titulo-personal-amirvalle-1

 

Conocí a Chango a mediados del 2004. Hasta ese día en que me abrió por primera vez la puerta de su casa en La Habana, siendo sincero, sobre aquel viejo alto, encorvado y de mirada penetrante y dura corrían muchos rumores en el mundo periodístico cubano: por un lado, quienes lo consideraban un agente de la Seguridad del Estado cubano y lanzaban sobre él historias de delaciones y traiciones desde que fuera uno de los primeros argentinos que se integró a la agencias de noticias Prensa Latina, y por otro lado, quienes lo consideraban un mito del periodismo latinoamericano, uno de los más profundos conocedores de la realidad y la alta política cubana y un eterno irreverente que no había logrado destacar más porque “le había cantado las cuarenta” (es decir, le había dicho la verdad sobre lo que pensaba del desastre cubano) incluso al propio Fidel Castro. Leer el resto de esta entrada »

Colegas II: Lidia Señarís Cejas

Publicado por Amir Valle | Publicado en Generales | Publicado el 11-07-2015

Colegas

 

(Serie)

Uno de los mayores enriquecimientos que he recibido como escritor ha sido ejercer el periodismo junto a colegas de una profesionalidad tan indiscutible, que cada encuentro con ellos es una lección magistral. En esta serie, quiero hablar de algunos de esos periodistas.

 

*****

 

Lidia Señarís Cejas:

Cuando la tozudez se convierte en virtud.

 

lidia-senaris-a-titulo-personal-amirvalle-1

 

 

En tiempos en que el periodismo va de capa caída, aplastado su verdadero papel como manifestación del pensamiento social por la banalidad descerebrada, el morbo noticioso plagado de chismografía social y, en el mejor de los casos, la superficialidad informativa o el océano de medias verdades enmascaradas para no ofender a los poderes (económicos, políticos o de otra índole) que controlan los medios en todos los rincones de este mundo cada vez menos azul, uno agradece conocer el trabajo profesional, consecuente y tozudo de colegas como Lidia Señarís. Leer el resto de esta entrada »

Colegas I: Pía Castro

Publicado por Amir Valle | Publicado en Generales | Publicado el 07-07-2015

Colegas

 

(Serie)

Uno de los mayores enriquecimientos que he recibido como escritor ha sido ejercer el periodismo junto a colegas de una profesionalidad tan indiscutible, que cada encuentro con ellos es una lección magistral. En esta serie, quiero hablar de algunos de esos periodistas.

 

*****

 

Pía Castro:

de “Alemania con acento” a “!Aquí estoy!”.

 

pia-castro-amir-valle-a-titulo-personal

 

Es una de las comunicadoras más profesionales que conozco; una periodista cuya profesionalidad prestigia a la agencia alemana Deustche Welle.

Su carisma me impresionó desde nuestro primer encuentro. Corría el año 2013 y me invitó, como escritor, al programa que entonces conducía: “Alemania con acento“, un espacio de 45 minutos en el que ella se implicaba junto a su invitado para desnudar ante los televidentes esas razones, sueños, aspiraciones y luchas personales que habían llevado al entrevistado a residir en un país como Alemania, en una cultura tan distinta a las latinoamericanas y española como lo es la cultura germana. Leer el resto de esta entrada »

¿Esto se llama dialogar?

Publicado por Amir Valle | Publicado en Política cubana | Publicado el 06-07-2015

El líder opositor cubano Antonio Rodiles, director del proyecto independiente Estado de Sats, tras una golpiza de la policía política. La Habana, julio de 2015.

El líder opositor cubano Antonio Rodiles, director del proyecto independiente Estado de Sats, tras una golpiza de la policía política. La Habana, 5 de julio de 2015.

Soy un ferviente partidario del diálogo.

Detesto los odios que nos han sembrado a los cubanos. Cuando he sido muy crítico con lo que sucede en Cuba, muchos cubanos y “amigos de Cuba” saltan: ¿y de cuándo acá este escritor es político? Cuando hago análisis mesurados, donde intento comprender el derecho que todos (incluso los dictadores y sus acólitos) tendrían en una Cuba futura, más abierta y plural, realmente democrática, muchos cubanos y “enemigos de Cuba” me llaman “dialoguero”.

En todos esos casos, me he dicho que es parte de la libertad de opiniones, de expresión. Y como defensor del diálogo, concedo a esos “lectores” de mis opiniones políticas el derecho a insultarme.

Pero ante un atropello como el que acaba de cometerse contra Antonio Rodiles en Cuba, me hago las siguientes preguntas:

¿es ético callarse ante estos atropellos en aras de que lleguen al país esos nuevos tiempos que todos deseamos? Leer el resto de esta entrada »

De armas secretas, ficcionales y otras estrategias

Publicado por Amir Valle | Publicado en De Literatura | Publicado el 29-01-2015

José M. Fernández Pequeño - Foto: Luis Felipe Rojas

José M. Fernández Pequeño – Foto: Luis Felipe Rojas

Los cuentos de José M. Fernández Pequeño

 

El primer cuento que conocí escrito por ese querido colega y amigo a quien llamaré simplemente, como siempre, Pequeño, me lo leyó él mismo en una visita que hice a su casa de Santiago de Cuba, allá a mediados de los 80. Me impactó mucho aquel cuento y aunque hoy puedo rememorar sólo la impresión recibida entonces y no el tema en sí, recuerdo que en una de las reuniones de nuestro grupo de narradores Seis del Ochenta, en lo que llamábamos “El palomar de Torralbas”, porque su casa estaba en una de las más hermosas y altas colinas del reparto Sueño, le comenté a los por entonces muy jóvenes narradores Alberto Garrido, Marcos González y José Mariano Torralbas que lo más notable en aquella historia de Pequeño era la mezcla de absurdo, fantasía y realismo, algo realmente raro para nosotros, defensores de los cuentos duros, directos, realistas, pero sobre todo algo distinto en el panorama del cuento santiaguero donde las tendencias se polarizaban en claros estratos: el excelente realismo intimista de los monólogos de Aida Bahr, la historicidad cruda y tradicional de Juan Leyva Guerra y Joel James, el exquisito universo memorioso del inolvidable José Soler Puig, la épica militante de algunos oportunistas perpetradores de muy mala literatura “socialista” o el absurdo forzado y pobre de otras criaturas de esa especie llamada “Mediocris”, que por esos años pululaba en mayoría (y con mucho poder, por cierto) en el escenario cultural institucional santiaguero. Leer el resto de esta entrada »

¿Morirá Fidel Castro?

Publicado por Amir Valle | Publicado en Política cubana | Publicado el 08-01-2015

bandera-cubana-blog

 

La absolución histórica de un dictador

 

Siento decirlo, aunque produzca revuelo: No es importante ya que Fidel Castro muera. Murió en el 2006, justo el día en que cedió el poder. Y muchos parecen desconocer la clara evidencia de que asumió ese cambio en su vida con la clara conciencia de que su tiempo había terminado y sólo le quedaba un camino: no ya perpetuar su legado (una de sus obsesiones ególatras desde su juventud) sino impedir que sus dominios se perdieran. Al estilo de las dinastías monárquicas, la familia debía asumir su rol dinástico. Y a eso: a una sucesión planificada por Fidel y adaptada por la familia a las circunstancias históricas, tras la ascensión del dictador que ahora tenemos: su hermano Raúl, hemos asistido los cubanos en estos últimos ocho años de poder raulista. Leer el resto de esta entrada »

La intolerancia y otras grisuras de espíritu

Publicado por Amir Valle | Publicado en De Literatura | Publicado el 23-10-2014

Día de otoño en Berlín desde mi ventana - Foto: Amir Valle

Día de otoño en Berlín desde mi ventana – Foto: Amir Valle

Quizás sea que los otoños en Berlín pinchan con sus finas agujas de frío y grisura al intolerante que llevo dentro, como cualquier ser humano. O tal vez sea que, cuando se trata de Cuba, siempre los cubanos ahuecamos las manos sobre esa llamita de esperanza que algunos escondemos de la vista pública en una esquina secreta del corazón, a pesar de que soy de quienes piensan que allá jamás cambiará nada. Y hasta es posible que en medio de mi tozudez pesimista respecto al futuro de Cuba, algo de mí esté haciendo caso a esos muchos colegas intelectuales que ven movimientos esperanzadores donde yo solo veo inmovilismo o simples pasos dados por estrategia de un régimen que ha calculado milimétricamente el modo más sutil de perpetuarse. Leer el resto de esta entrada »

Juana Salabert: libros que remueven conciencias

Publicado por Amir Valle | Publicado en De Literatura | Publicado el 21-10-2014

Juana Salabert y otra de ls grandes: Ana María Matute.

Juana Salabert y otra de ls grandes: Ana María Matute.

Desde que Las aventuras de Tom Sawyer, de Mark Twain, cambió mi vida, allá por los ocho años, y me empujó a una espiral de sueños donde la literatura y los escritores era un tótem anclado al centro de ese mundo en el que fui creciendo, cargo con un trauma, o al menos así yo lo veo. Y ese trauma, lo sé, nació allá, en un pueblito perdido en el campo del oriente cubano, cuando me sentaba a leer en el piso de la enorme biblioteca que formaban esos miles de libros que mis padres, maestros de profesión, me regalaban casi cada semana, convencidos de que no hay mejor regalo que un buen libro. De modo que mis primeros recuerdos de eso que uno, ya de adulto, considera “remociones de la conciencia” están justo en aquellas horas en que descubrí las similitudes entre mi mundo rural y familiar en Cuba y el mundo rural y familiar de Tom y Huck en el tan cacareado “Norte revuelto y brutal”, del que ha hablado la propaganda de mi país, en ese entonces, y ahora. Leer el resto de esta entrada »

De gangsterismo y libreros

Publicado por Amir Valle | Publicado en De Literatura | Publicado el 07-07-2014

libreros-en-cuba

 

Las únicas mafias y los únicos gángsters con poder real que conozco en literatura son esos que mis colegas escritores de novela negra hacen vivir en sus libros. Las otras con cierto poder, por desgracia, son las mafias de ciertos grupillos o capillas literarias (grupúsculos debería llamárseles) que medran, etiquetan, dictan, conforman o deforman el mundo real de las letras, casi siempre patrocinados por colegas que, desde el prestigio ganado o pactado, operan como verdaderos gángsters, aunque en verdad sean tristes figurines de otros poderes más elevados y reales.

Escribo esto luego de la discusión surgida a partir de la publicación en el sitio digital OnCuba del artículo “Todo Chavarría por un Padura”, del periodista Gilberto Padilla Cárdenas. Tuve la “dicha” (y nótese el entrecomillado) de que luego de Leonardo Padura y Pedro Juán Gutiérrez, mi nombre apareciera en la lista de autores más perseguidos por los lectores cubanos de la isla. Y en un comentario en Facebook dije que, luego de ocho años de destierro forzado y casi 15 años ya desde el fenómeno de circulación underground que convirtió a mi libro Habana Babilonia o Prostitutas en Cuba en un bestseller clandestino nacional, el simple hecho de seguir en ese listado, aún cuando sea con un solo libro, es para mí motivo de orgullo. Leer el resto de esta entrada »